Una vez pasadas las Navidades, con todos los excesos que estas fechas conllevan, cogemos con ganas nuestra vuelta a la rutina, a la dieta, al deporte, y a nivel empresarial, a la gestión de nuestra oficina de farmacia… Y por todo ello, el comienzo del año es el mejor momento también para hacer balance de cómo nos ha ido la farmacia en el 2019. Es recomendable hacer un resumen de los hitos más importantes de la farmacia y revisar los indicadores básicos de la misma, para a partir de estos, plantearnos qué objetivos nos marcaremos para el 2020 y  así poder elaborar unos presupuestos en coherencia con dichos objetivos.

¿Qué debemos valorar del 2019, respecto de lo acontecido en nuestra farmacia?

Ha llegado el momento de ver qué avances a nivel de gestión hemos hecho en la farmacia revisar los errores para corregirlos y potenciar nuestras fortalezas: ¿he conseguido poner el stock al día?, ¿he trabajado mi stock sobrante?, ¿he conseguido las mejores condiciones con almacenes y laboratorios?, ¿estoy contento/a con mi equipo?, ¿hemos realizado todas las campañas que teníamos previstas?, ¿he implantado algún servicio?, ¿he conseguido una buena experiencia de compra en mi cliente/paciente? ¿he aumentado el número de clientes?... Estas son sólo algunas de las reflexiones que podríamos hacernos.

El objetivo sería hacer un repaso a los objetivos que de alguna manera nos pudimos marcar para el 2019 y sacar conclusiones. Obviamente dichos objetivos deberían haber tenido un plazo y un seguimiento periódico a lo largo del año.

Por otro lado, estarían los indicadores clave o KPIs que nos darán información muy relevante acerca de cómo nos ha ido el año y de cara a planificar el nuevo ejercicio. Os adjunto una lista de alguno de ellos que puede resultar interesantes. Obviamente cada farmacia decidirá cuáles necesita para la gestión de su negocio en función de su estrategia:

Para obtener estos indicadores es fundamental llevar una contabilidad al día y para ello nuestra recomendación es plantearse una contabilidad presupuestaria de forma mensual o como mucho trimestral, de manera que podamos ir viendo periódicamente en qué medida se cumplen nuestros presupuestos y podamos ir corrigiendo las desviaciones con las acciones correspondientes.

Por ejemplo, si al final de año nuestro objetivo principal es obtener un EBITDA del 16% en la farmacia, como vemos en la tabla anterior, tendremos que marcarnos un objetivo de margen comercial, de coste de personal y de gastos de estructura coherentes con este objetivo. Estos podrían ser:

  • Margen Comercial: 32%
  • Coste de Personal: 10%
  • Gastos de estructura: 6 %
  • EBITDA: 16 %

A través de la contabilidad presupuestaría tendremos la hoja de ruta a seguir durante el ejercicio para no desviarnos de estos objetivos. Y para ello usaremos la información del ejercicio anterior y haremos una previsión de cómo esperamos que vaya este año, con lo que minimizaremos bastante las desviaciones. No obstante, lo verdaderamente importante es llevar la contabilidad al día y poder ir analizando mensualmente las desviaciones respecto de los presupuestos para ir adoptando las medidas oportunas para cumplir los objetivos marcados.

Llegado este punto, si tienes dudas sobre cómo llevar tu contabilidad al día, cómo trabajar con presupuestos o qué objetivos puedes marcarte para el 2020, te recomendamos contactar con nuestro departamento de asesoría que te ayudará y guiará para la consecución de tus objetivos.

Eduardo Marín Agulló
Asesor fiscal Audifarma

 

¿Te ha gustado éste artículo?


Únete a nuestra comunidad de farmacéuticos y recibe interesantes artículos para mejorar la gestión de tu farmacia. Por suscribirte, tendrás acceso a nuestra CALCULADORA DE PVPs CORRECTOS.


Suscribirse
Compartir