Son muchas las dudas que asaltan al farmacéutico cuando se habla de valorar su farmacia. Para unos supone acometer una inversión y para otros dar valor al negocio que posiblemente han tardado toda una vida en construir. Sin duda, cuando nos enfrentamos a la valoración de nuestra farmacia, debemos hacerlo de manos de profesionales y entender por qué y qué hay que tener en cuenta.

A continuación exponemos cuales son los principales métodos para la valoración de una farmacia.

Con la valoración, se pretende cuantificar el Fondo de Comercio y lo haremos midiendo la capacidad que tiene la Farmacia de generar beneficios. Para ello existen varias técnicas o métodos, pero ninguno de ellos es una ciencia exacta, puesto que no son simples fórmulas de sumas y restas. La valoración dependerá, en parte, del juicio profesional de quien haga el informe y de su conocimiento del sector.

El método más utilizado para la valoración es el Método de los Flujos de Caja Descontados, que consiste en proyectar la actividad de la farmacia en un horizonte temporal y determinar, como su nombre indica, los flujos de caja futuros. Una vez que se han calculado dichos flujos de caja, se descuentan a una tasa.  

El descuento, es la operación financiera por la que calculamos el valor actual de un capital referido a un momento futuro, y es que el valor del dinero es superior en el presente que en el futuro.

Otro punto importante es determinar el valor residual del negocio a partir del horizonte temporal proyectado, ya que al presumir el principio de empresa en funcionamiento no contemplamos el cierre de la Farmacia a partir de la proyección realizada.

Con todo esto, podemos decir que el valor de la oficina de farmacia vendrá dado por los flujos de caja futuros descontados y por el valor residual descontado.

Sobra decir que no es lo mismo valor que precio. El valor es el importe con el que se puede comenzar un proceso de negociación, mientras que el precio es el importe acordado al final de la negociación. Que dicho precio sea mayor o menor al de la  valoración, dependerá de cómo se haya desarrollado la negociación. Es de intuir que el comprador intentará que el precio se quede por debajo de la valoración y el vendedor luchará para que se quede por encima. Las negociaciones suelen ser procesos largos.

Y ¿Por qué un farmacéutico quiere conocer el valor de su farmacia? Los motivos son diversos y pueden ir desde iniciar el proceso de compra- venta de una farmacia, realizar una operación de relevo generacional o la salida de un comunero de una Comunidad de Bienes o simplemente porque queremos conocer el valor de nuestro negocio.

Desde el departamento de consultoría de Audifarma nos ponemos a su disposición para cualquier duda  que les surja en cuanto a la valoración de su farmacia.

 

Alfredo Rosique González

Responsable consultoría de gestión. 

¿Te ha gustado éste artículo?


Únete a nuestra comunidad de farmacéuticos y recibe interesantes artículos para mejorar la gestión de tu farmacia. Por suscribirte, tendrás acceso a nuestra CALCULADORA DE PVPs CORRECTOS.


Suscribirse
Compartir