Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso.
Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies
Cancelar
Aceptar
+34 965 92 95 35
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

¿Has vendido un inmueble y no sabes cómo tributa en la declaración de la Renta?, en esta publicación te lo explicamos para que no pagues ni un euro más de lo que deberías. ¿Estás pensando vender un inmueble?, te recomiendo que antes de decidir el precio al que lo quieres vender consultes los impuestos que tendrás que pagar por la venta y así podrás saber cuánto dinero exactamente te quedará después de la operación.

La venta de inmuebles tributa en el IRPF como una variación patrimonial a la base del ahorro, esta variación podrá ser una ganancia o una pérdida patrimonial. Habrá ganancia cuando el valor de transmisión sea mayor que el valor de adquisición y habrá una pérdida cuando el valor de transmisión sea inferior al de adquisición. En el caso de que haya ganancia pagaremos de los primeros 6.000€ el 19%, de los siguientes 44.000€ el 21% y de lo que exceda de 50.000€ el 23%.

¿Cómo se calcula la ganancia o pérdida patrimonial?

Como hemos dicho antes hay que restar al valor de transmisión el valor de adquisición. Ahora bien, ¿Qué es el valor de transmisión y el valor de adquisición?

El valor de adquisición estará formado por el importe real por el que se adquirió el bien objeto de transmisión, al que se sumarán el importe de los gastos y tributos inherentes a la adquisición, excluidos los intereses, que se hubiesen satisfecho por el ahora transmitente.

Si el inmueble que ahora se transmite hubiese estado arrendado o afecto a una actividad económica, el valor así determinado deberá minorarse en el importe de las amortizaciones correspondientes al período de arrendamiento o de la actividad.

El valor de transmisión será el importe real por el que la enajenación se haya efectuado, minorado en el importe de los gastos y tributos inherentes a la transmisión que hayan sido por cuenta del vendedor.

Es decir, que para calcular la ganancia o pérdida patrimonial hay que restar todos los gastos derivados tanto de la compra (Impuesto de transmisiones, notaría, registro, gestoría…), como de la venta (notaría, plusvalía municipal, inmobiliaria, …).

Es muy importante destacar, que en el caso de que haya pérdida patrimonial no pagaremos nada por la venta del inmueble y tendremos cuatro años para compensar esas pérdidas con cualquier otro tipo de ganancias patrimoniales (venta de inmuebles, venta de acciones, de fondos de inversión, de negocios...). Este es un tema muy importante de planificación fiscal, pues nos puede permitir un importante ahorro de impuestos haciendo coincidir varias operaciones en un determinado año.

Hay una serie de casos en los cuales la venta del inmueble, aunque sea con ganancia no tributará y son los siguientes:

1) Venta de su vivienda habitual por una persona mayor de 65 años. Para considerarse vivienda habitual debe haber vivido en ella los últimos 3 años (es otro tema importante de planificación fiscal, para personas que dispongan de varios inmuebles).

2) Venta de la vivienda habitual y reinversión del dinero de la venta en una nueva vivienda habitual.

3) Mayores de 65 años que venden cualquier inmueble y reinvierten el dinero obtenido en una renta vitalicia con el límite de 240.000€.

En estos tres supuestos no se paga impuestos, aunque hay que conocer bien los matices de las tres exenciones, por ello si cree que puede cumplir alguno de ellos consulte con un asesor para ver si realmente puede aplicar la exención y planifique fiscalmente su transmisión de inmuebles.

Por último, hay un régimen transitorio para los inmuebles adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994, en el que se pueden aplicar los coeficientes de abatimiento. Esto consiste básicamente en aplicar una reducción del 11,11% por cada año anterior a 1994 de permanencia del bien inmueble en el patrimonio del vendedor. Eso si el límite a aplicar los coeficientes de abatimiento por contribuyente es de 400.000€ para siempre, esto quiere decir, que, si tenemos varios inmuebles adquiridos antes de 1994 y nos disponemos a vender varios de ellos con ganancia, tendremos que ver en cuáles nos interesa aplicar los coeficientes de abatimiento para maximizar el ahorro fiscal. Por ello de nuevo este tipo de operaciones requieren del consejo o del asesoramiento de experto en la materia para hacer una correcta planificación de la operación.

Resumiendo, y para concluir, la transmisión de un inmueble es una operación que tiene multitud de variables que hacen que la operación se encarezca o se abarate a nivel fiscal y por ello conviene siempre consultar con un asesor fiscal. Desde mi punto de vista, incluso antes de decidir el precio que le quieres poner, pues de los impuestos va a depender el dinero líquido que te va a quedar.

Si necesita ampliar información sobre este tema estaremos encantados de poder ayudarles.


Eduardo Marín Agulló
Responsable asesoría fiscal Audifarma

¿Te ha gustado éste artículo?


Únete a nuestra comunidad de farmacéuticos y recibe interesantes artículos para mejorar la gestión de tu farmacia. Por suscribirte, tendrás acceso a nuestra CALCULADORA DE PVPs CORRECTOS.


Suscribirse
Compartir

Sobre nosotros

En Audifarma le ayudaremos a mejorar los resultados económicos de su farmacia.

Un equipo altamente cualificado le ayudará a tomar las decisiones que le permitan dirigir su farmacia hacia el éxito.

¿Busca un equipo profesional experto en farmacia y Farmatic? Audifarma es la mejor elección.

Contáctanos

C/ Capitán General Gutiérrez Mellado, 6 local 19

03005 Alicante

965 929 535 F. 965 929 637

Les atenderemos de lunes a viernes de 9:00 a 14:00  y de 15:00 a 19:00