Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso.
Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies
Cancelar
Aceptar
+34 965 92 95 35
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Parece una pregunta fácil de contestar, pero el tema tiene más miga de lo que parece. En ocasiones nos encontramos con situaciones en las que no es tan fácil determinar si somos residentes en España o no a efectos fiscales. Y una vez que tenemos claro que, si somos residentes fiscales en España en qué Comunidad Autónoma, este tema a veces también trae controversia y además conlleva implicaciones fiscales, pues no se tributa igual en el IRPF en todas las comunidades, pues tienen tipos impositivos diferentes y deducciones propias de cada territorio.

Una persona física es residente en territorio español cuando se dé cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Que permanezca más de 183 días, durante el año natural, en territorio español. Para determinar este período de permanencia en territorio español se computarán las ausencias esporádicas salvo que el contribuyente acredite su residencia fiscal en otro país. En el supuesto de países o territorios de los calificados como paraíso fiscal, la Administración tributaria podrá exigir que se pruebe la permanencia en el mismo durante 183 días en el año natural.
  • Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos de forma directa o indirecta.
  • Que residan habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de esta persona física. Este tercer supuesto admite prueba en contrario.


No perderán la condición de contribuyentes por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, las personas físicas de nacionalidad española que acrediten su nueva residencia fiscal en un país o territorio calificado como paraíso fiscal. Esta regla se aplicará en el periodo impositivo en el que se efectúe el cambio de residencia y durante los cuatro períodos impositivos siguientes.

Por el contrario, una persona física tendrá la consideración de no residente en España cuando no se cumpla ninguno de los requisitos anteriores.

Ahora que tenemos más claro, cuándo somos residentes fiscales en España y cuando no, cabe aclarar que si no somos residentes fiscales en España y obtenemos rentas españolas tributaremos por el Impuesto de la Renta de No Residentes primo hermano de la Renta por la que tributan los residentes en España.

Una vez que sabemos que somos residentes en España y que tributaremos por la Renta, hay que determinar en qué Comunidad Autónoma residimos a efectos de Renta y para ello se aplican las siguientes reglas:

1. Permanencia durante mayor número de días.

Como regla general, se considera que los contribuyentes tienen su residencia en la Comunidad Autónoma en cuyo territorio permanezcan un mayor número de días del período impositivo.

Para determinar el período de permanencia no se descontarán las ausencias temporales.
Salvo prueba en contrario, se considerará que una persona física permanece en el territorio de una Comunidad Autónoma cuando en dicho territorio radique su vivienda habitual.

2. Principal centro de intereses. 

Cuando no fuese posible determinar la permanencia, se considerarán residentes en el territorio de la Comunidad Autónoma donde tengan su principal centro de intereses.
Se considerará como tal el territorio donde obtengan la mayor parte de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, determinada por los siguientes componentes de renta:

  1. Rendimientos del trabajo, que se entenderán obtenidos donde radique el centro de trabajo respectivo, si existe.
  2. Rendimientos del capital inmobiliario y ganancias patrimoniales derivados de bienes inmuebles, que se entenderán obtenidos en el lugar en que radiquen éstos.
  3. Rendimientos derivados de actividades económicas, ya sean empresariales o profesionales, que se entenderán obtenidos donde radique el centro de gestión de cada una de ellas.

3. Última residencia declarada. 

Cuando no pueda determinarse la residencia conforme a los criterios anteriores, se considerarán residentes en el lugar de su última residencia declarada a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Por último una curiosidad, ¿qué ocurre cuando en un matrimonio un cónyuge reside en una comunidad autónoma y el otro en otra y sin embargo hacen la declaración conjunta?

Cuando, excepcionalmente, los contribuyentes integrados en una unidad familiar tengan su residencia habitual en Comunidades distintas y optasen por la tributación conjunta, la Comunidad Autónoma se determinará según donde tenga su residencia habitual el miembro de dicha unidad con mayor base liquidable de acuerdo con las reglas de individualización del impuesto. Es decir, se tributaria en la Comunidad Autónoma donde reside el cónyuge con mayores rentas.

Como veis, en la Renta hay muchas cosas que se dan por hechas, pero a la hora de hacerla nos tenemos que plantear incluso dónde residimos el año anterior para saber si debemos tributar de una manera o de otra. A veces las cosas son más complicadas de lo que parecen.

Sobre nosotros

En Audifarma le ayudaremos a mejorar los resultados económicos de su farmacia.

Un equipo altamente cualificado le ayudará a tomar las decisiones que le permitan dirigir su farmacia hacia el éxito.

¿Busca un equipo profesional experto en farmacia y Farmatic? Audifarma es la mejor elección.

Contáctanos

C/ Capitán General Gutiérrez Mellado, 6 local 19

03005 Alicante

965 929 535 F. 965 929 637

Les atenderemos de lunes a viernes de 9:00 a 14:00  y de 15:00 a 19:00